En diciembre estuve en el Cajón de los Arenales con unos amigos. Fuimos a meternos de lleno en la escalada clásica y probamos un par de agujas. Si bien habíamos ya visitado el lugar unas cuantas veces, esta vez la aventura era hacer otro tipo de escalada y adquirir más confianza en el proceso. Prometo…